Saltar al contenido

Muerte de San Benito

MUERTE DE SAN BENITO

 

San Benito murió el 21 de marzo 543 en Montecassino en  un jueves santo.  San Benito había anunciado su muerte 6 días antes y le pidió a sus discípulos cavaran su tumba, al termino de esta,  recibió la eucaristía y murió de alta fiebre, estando de pie con las manos levantadas hacia el cielo y rezando, sus ultimas palabras fueron “Hay que tener un inmenso deseo de ir al cielo”.

Se dice que los monjes y discípulos vieron una luz brillante que ascendía al cielo, en tan asombroso momento fue cuando San Benito había partido con el Padre Celestial.

Conmemoración de San Benito

Existe confusión en la fecha en la que se celebra a San Benito, en realidad hay dos fechas importantes para celebrar a San Benito.

El 21 de marzo. Es la fecha en que  San Benito murió y entra al reino de los cielos.

El 11 de julio. Es la fecha que se trasladan los restos de San Benito de Montecassino lugar donde murió hasta el Monasterio de Fleury, en Francia.

El Papa Pablo VI eligió el 11 de julio para conmemorar y nombrar a San Benito como Patrono de Europa.

¿Dónde se encuentran los restos de San Benito?

Existe una controversia del lugar en donde  se encuentran los restos de San Benito entre Montecasino Italia y Fleury Francia. Lo cual se basa en los siguientes hechos:

San Benito murió el 21 de marzo del 543. Fue sepultado en el oratorio de San Juan Bautista en la Abadía de Montecasino, está fue destruida en 584, algunos monjes se establecieron por temporada cerca de la Abadía, pero había temporadas donde la Abadía en ruinas no fue vigilada por lo que los restos pudieron haber sido robados por completo pues la Abadía no se reconstruyo hasta el siguiente siglo. Muchos siglos después 1944 la Abadía fue bombardeada tras la Segunda Guerra Mundial y en 1950 se hicieron excavaciones, donde hallaron unas urnas con las inscripción de ser las reliquias de San Benito y de su hermana Escolástica quien murió días antes que él.

El otro suceso es que entre el año 672 y 703, el Abad de Fleury mando a sustraer los restos de San Benito de Montecassino argumentando que el Santo se lo había pedido en una revelación, la idea de que los restos llevados Fleury eran los de San Benito fue aceptada hasta que se descubrieron las urnas halladas en Montecasino. Las pruebas de científicas de datación de cuerpos afirman que ambos restos eran de un hombre y de una mujer que habían vivido en los años 500, por lo que cabe la posibilidad de que las dos iglesias tengas parte de los restos, o en el peor de los casos una sea la que esta en el error. El hecho es que en la actualidad ninguna quiere renunciar al privilegio de poseer las reliquias de San Benito.