Saltar al contenido

Oración de San Benito exorcismo y liberación

pintura de san benito

¿Cómo se  debe rezar la oración de San Benito para exorcismos?

La oración para exorcizar, debe ser rezada por un sacerdote. Se debe tener la cruz de San Benito consigo y agua bendita al decir la oración.

El sacerdote deberá rezar la oración cerca de la persona u objeto afectada por el mal,  tener una biblia cerca del lugar de la oración.

En caso de Usted quiera rezar la oración, por alguna situación de extremada urgencia, tiene que tener  en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Usted no es sacerdote y  el nivel de fé y concentración en la oración tendrá que ser mayor.
  • Tener agua y biblias benditas.
  • Un cirio blanco

Es muy importante que al rezar esta oración, estemos bien con nosotros mismos, es decir en paz, que no dudemos de la fe de Nuestro Padre Celestial

¿Por que rezar la oración de San Benito?

La oración a San Benito es importante no solo en tiempo de sufrimiento familiar o personal, sino Dios pone en nuestras manos estas oración para acercarnos a ser fieles a la fé cristiana. Dios le dio a San Benito el poder de ayudarnos en la tierra a mitigar un poco el dolor y sufrimiento, mediante las oraciones que a través de los años sean adoptado más por los peregrinos.

La oración a San Benito para exorcizar, no solo se puede rezar en casos donde es evidente la presencia del maligno, sino también sirve para protección, evitando que habladurías e inconvenientes lleguen a nuestras vidas.

Es importante abrir nuestra mente y corazón para que el espíritu santo a través de  la oración actue en nuestra fe.

Jesús y nuestro señor  Dios padre  intercederán  por  sus peticiones  a través de  San Benito y su poderosa oración, alejaran todo mal, maldiciones  y envidias en contra de lo que pudiera hacer daño a su vida.

Oración a San Benito para exorcismo

Sacerdote: Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

Fieles: ¿Quién hizo el cielo y la tierra.

Sacerdote: En el nombre de Dios Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, te ordeno, espíritu maligno, que abandones esta medalla. Que desaparezcan y se alejen de esta, toda la fuerza del adversario, todo el poder del diablo, todos los ataques e ilusiones de satanás. Que todos aquellos que la utilicen con gran devoción, sean bendecidos con la salud del alma y del cuerpo. En el nombre del Padre Todopoderoso, de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, y del Espíritu Santo Paráclito, y por el amor del mismo Señor Jesucristo, que vendrá en el último día para juzgar a los vivos y a los muertos.

Fieles: Amén.

Sacerdote: Señor, escucha mi oración

Fieles: Y llegue a tí mi clamor

Sacerdote: Oremos. Dios Todopoderoso, fuente inagotable de todo bien, humildemente pido que, por intercesión de San Benito, infundas Tus bendiciones sobre esta sagrada medalla. Que aquellos que la utilicen con entera y sincera devoción y se esfuercen en llevar a cabo las buenas obras, sean bendecidas por Ti con la salud del alma y del cuerpo, la gracia de una santa muerte, y la remisión de la pena temporal causada por sus pecados. Y que también, con la ayuda de tu amor misericordioso, resista las tentaciones del maligno y se esfuerzan por ejercer la verdadera caridad y la justicia para con todos, por lo que un día pueda aparecer sin pecado y santo ante tu gloriosa presencia. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Fieles: Amén