Saltar al contenido

La Medalla de San Benito y sus poderes contra los hechizos

Medalla de San Benito contra hechizos

 

La medalla se empezó usar en los monasterios que el fundo el Sacerdote Benito. Los monjes usaban la medalla de su fundador para vencer las tentaciones, ahuyentar al demonio y obrar maravillas.

A raíz de que los monjes por envidia lo trataron de envenenar a San Benito, él tomo este símbolo para protegerse de todo mal.

Por muchos años, esta devoción fue exclusiva de los monasterios benedictinos; pero posteriormente se propagó luego que el joven Bruno quien fuera más tarde el Papa León XI se curara milagrosamente de una picadura de serpiente, de la que no había antídoto .

En Alemania el símbolo se volvió famoso en el siglo XVII cuando en esa época había muchas personas juzgadas por brujería. En Nattenberg -Baviera-, las brujas confesaron ante un sacerdote que sus ritos malignos nunca tuvieron efecto sobre el monasterio benedictino, ellas se percataron que el símbolo se encontraba inscrito en las puertas y las esquinas de los monasterios benecdictinos.

Ante tal hecho al símbolo lo asociaron con al algo desconocidamente super poderoso y no humano. El papa Benedicto XIV, en 1742 aprobó el uso de la medalla que había sido tachada anteriormente, por algunos, de superstición. El hecho de aparecer la figura de San Benito con la Santa Cruz, confirma la fuerza que su signo obtuvo en sus manos. La devoción de los fieles y los milagros obtenidos por ella, es la mejor muestra de su auténtico valor cristiano.